Reseña El cuento de la criada - Margaret Atwood

By Erym - 11/12/2017


Reseña El cuento de la criada Margaret AtwoodEn El cuento de la criada, amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a Margaret Atwood.

En la república de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela- o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir- le espera la muerte en ejecución pública o el desierto a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera el gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.

Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor: son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Atwood.

Reseña El cuento de la criada

Soy consciente de que me ha quedado una reseña larga, pero es necesaria. Es necesario que la leas, reflexiones y recapacites. Así que te invito a que te quedes hasta el final y la leas con detenimiento esta reseña de El cuento de la criada

"Nolite te bastardes carborundorum. No dejes que los cabrones te hagan polvo."

Estamos ante una novela de ciencia ficción distópica y feminista. Se trata de un libro con un mensaje crudo y real. Tan real que asusta. Narrado desde el punto de vista de una mujer, Defred, nos cuenta entremezclando el presente y el pasado, cómo la sociedad cambió y con ello la forma de vivir, sobre todo para la mujer.

Con el pretexto de una era donde predominaba el sífilis y el sida, que eliminó a gran parte de la población joven y sexualmente activa de la reserva productora, junto con nacimientos de niños muertos, abortos espontáneos y malformaciones genéticas, accidentes en centrales nucleares, el uso incontrolado de insecticidas, herbicidas y otros pulverizadores, las fugas de productos químicos, los cementerios de desechos tóxicos y ataques de terrorismo islámico, nació un grupo de políticos teócratas que tomaron el control de Estados Unido, que pasó a llamarse Gilead, con el fin de combatir esos males. Desde ese momento todo cambió. 

La historia de El cuento de la criada comienza con Defred, una mujer, que como al resto de mujeres, todo le pilló de sorpresa. De un día para otro, literalmente, perdieron su trabajo, su dinero, sus derechos, su voz, su voto, su opinión, su vida y su dignidad. Desde ese momento, pasaron a controlar sus vidas, bajo la tutela de un hombre. Ellas no eran nadie. Ella tenía una hija, un marido, una amiga, una vida, y lo perdió todo.

La protagonista nos relata cómo le despojaron de su hija, perdiéndose su crecimiento, su infancia. Como se sentía culpable porque no pudo salvarla, no pudo huir para que se quedase junto a su madre. Nos encontramos a una protagonista que nos narra destrozada los recuerdos de cómo intentó escapar con ella y su marido, cómo idearon un plan que fue en vano. Durante el libro hace alusión a cómo sería su vida si siguieran juntos, cómo sería todo ahora si nada de esto hubiese pasado. Sólo le queda el vivo recuerdo de su mente. Es lo único que tiene. Ni una foto, ninguna pertenencia. Sólo sus recuerdos.

Mediante un relato desgarrador y en primera persona, Defred nos cuenta los cambios en la sociedad, cómo les afectó a las mujeres, a ella misma. Cómo se les prohibió fumar, beber alcohol, café o simplemente leer. Cómo controlaban la manera de vestir, despersonalizándolas, despojándolas de su propia identidad, total, ya no la necesitaban. Ahora las mujeres se vestían de uniforme y según una jerarquización social. Te podías encontrar con togas rojas, del color de la sangre, que es el que define a las criadas. Inspirados en los uniformes de los prisioneros de guerra alemanes que se encontraban en los campos de prisioneros de Canadá durante la época de la Segunda Guerra Mundial. Junto con la toca blanca que era de uso obligatorio, cuya misión es impedir que vieran, así como que las vean. Si los ven, es como si les penetraran.  Vestidas de verde opaco están las Marthas. Otras con vestidos a rayas rojas, azules y verdes, baratos y modestos, que prueban que son las mujeres de los hombres más pobres. Las llaman las Econoesposas. Si alguna va de negro significa que está viuda. Por último, estaban las No Mujeres, aquellas que directamente si no eran útiles, las mandaban a las Colonias, donde su destino era una muerte segura a largo plazo.


"Que poco tiempo han tardado en cambiar nuestra mentalidad con respecto a esta clase de cosas. Solía vestirme así. Eso era la libertad. "Occidentalización" solían llamarlo."


En determinados momentos de El cuento de la criada la protagonista se muestra conformista. Pasa de ser una luchadora que quiere huir, gritar, vengarse, a asumir su situación. La necesidad les obliga a experimentar un cambio de mentalidad si quieren sobrevivir y seguir vivas. ¿Pero hasta qué punto el conformismo es bueno?

Llegados a este punto pensaréis ¿Qué más le puede suceder a una mujer que ha perdido todo? ¿Que ya no es nadie? Una mujer vacía, a la que no se le permite nada, ni siquiera pensar. 


"Ordeno que las mujeres luzcan indumentarias modestas, recatadas y sobria; que no destaquen por el cabello trenzado, el oro, las perlas o los atavíos costosos. Sino por sus buenas obras.
Dejad que la mujer aprenda en silencio, con un sometimiento total. No tolero que una mujer enseñe, ni que usurpe la identidad de un hombre, sólo que guarde silencio."

Con la nueva ley la mujer quedaba negada de todo, solo servía para una cosa, para procrear. Pues bien, no solo les bastaba con adueñarse de sus vidas, también querían estar en posesión de sus cuerpos para satisfacer la necesidad de lo que llaman "Servicios de nacimiento", que ya fue reconocida en el período pregileadiano. Durante ese periodo se realizaba la inseminación artificial, había clínicas de fertilidad y estaba bien visto el uso de madres de alquiler. En el régimen de Gilead proscribió las dos primeras por considerarlas contrarias a los preceptos religiosos, pero legitimó y estimuló la tercera por entender que tenía precedentes bíblicos. En definitiva, las mujeres eran úteros con patas.
El régimen creó una reserva de mujeres mediante la simple táctica de declarar adúlteros todos los segundos matrimonios y las uniones no matrimoniales. Arrestaban a las mujeres y, sobre la base de que estaban moralmente incapacitadas, confiscaban a los niños, que eran adoptados por parejas sin hijos. Estas mujeres eran enviadas a los Centros Rojos donde las adoctrinaban para lo que sería su nuevo cometido: dar a luz. 

Pero diréis, ¿Cómo? ¿Cómo serían capaces de dar a luz en contra de sus voluntades? Las asignaban a la casa de un comandante, donde viven hasta que dan a luz. Queda presente de nuevo que el hombre es quién tiene el poder. La mujer es asignada al hombre. Desde que llegan hasta que consiguen realizar su tarea, periódicamente se celebra una ceremonia que en definitiva consiste en violar a la mujer. El hombre, con el pretexto y excusándose en la religión, la viola delante de su esposa, quién debe estar presente en el acto. ¿Y si la criada se niega? La ejecutan.
Pensaréis que por qué no es la esposa quién da a luz, y esto es, básicamente, porque uno de los dos es estéril y no puede. Pero aquí no acaba la cosa, en este nuevo mundo ya no existe nada semejante a un hombre estéril, al menos oficialmente. Sólo hay mujeres estériles, eso dice la ley. Son las mujeres las únicas que no pueden, las que quedan obstinadamente cerradas, dañadas, defectuosas. ¿Que es el hombre estéril? Da lo mismo, para lo ojos del mundo es la mujer la que tiene el problema. ¿Que por culpa del hombre la mujer no puede cumplir su cometido? La criada muere.

Otras de las vivencias que nos cuenta Defred en El cuento de la criada, mientras la compara con su vida pasada, era la prohibición de ir al centro de la ciudad a menos que lo hagan en parejas. Se supone que era para protegerlas, pero en realidad servían de espías, una de la otra. Si una comete un desliz durante el paseo diario, la otra carga con la responsabilidad. Otro de los hechos impactantes es del testimonio de la mujer. El testimonio de una sola no servía, no tenia validez, para que lo tuviera debían de ser dos.

En el nuevo mundo existía El muro. Se hacían Salvamentos de hombres y Salvamentos de mujeres, por separado, que consistían en ser juzgados por algún pecado cometido y posteriormente ejecutados y colgados en el muro. Cada uno tiene un cartel colgado del cuello que explica por qué ha sido ejecutado. Un feto: médico. Color púrpura: traición a su género. Es aquí donde se toca otro de los temas de vital importancia, cómo se persiguen a toda persona que ellos consideran "traición a su género", cómo son buscados y ejecutados, ¿Dónde queda la libertad de decidir por ti mismo?
Durante el relato la protagonista nos expresa su preocupación por encontrar a su marido colgado del muro. Por una parte lo desea, así moriría junto con él esa inquietud de no saber qué es de él. Pero por otra parte aún mantiene la esperanza de que sigue vivo. La esperanza de que algún día se reencontraran, que volverán juntos, se abrazaran y besaran, y lo más importante, recuperarán a su hija.

Como veis, se ha creado un mundo injusto, totalitario, donde la mujer siempre sale perdiendo en todos los aspectos. Se ha creado una sociedad con una falsa protección, donde ellas mismas, quizás para sobrevivir, empiezan a pensar que lo hacen por ellas, que la situación es buena y necesaria. Una situación que ha mejorado en ciertos aspectos, porque ahora, en el nuevo mundo, las mujeres estaban bien protegidas, a los hombres ya no se les permite tocar a las mujeres. Un mundo seguro, o al menos eso creían ellas.


"Recuerdo las reglas, reglas que no estaban escritas pero que cualquier mujer conocía: No abras la puerta a un extraño, aunque diga que es policía; en ese caso, pídele que pase su tarjeta de identificación por debajo de la puerta. No te pares en la carretera a ayudar a un motorista que parezca  tener un problema; no frenes y sigue tu camino. Si alguien silba , no te vuelvas para mirar. No entres sola de noche en una lavandería automática."

"Ahora caminamos por la misma calle, en parejas y de rojo, y ningún hombre nos grita obscenidades, ni nos habla, ni nos toca. Nadie nos silba."

"En los periódicos aparecían noticias: cadáveres en las zanjas o en el bosque, mujeres asesinadas a palos o mutiladas, mancilladas, solían decir; pero eran noticias sobre otras mujeres, y los hombres que hacían semejante cosas eran otros hombres"

En este punto de la historia de El cuento de la criada se podría abrir un debate. ¿Por qué inculcarles que esto lo hacen por su bien, como si les hicieran un favor? Una mujer, tanto en la "ficción" como en la vida real, debería poder sentirse protegida siempre, esté donde esté y esté con quién esté. No necesitamos que nos despojen algo a cambio de seguridad. La seguridad deberíamos tenerla siempre, a cambio de nada. Es necesario un cambio de mentalidad para que esto se lleve a cabo. Un cambio de mentalidad obligatorio y urgente.

Otros de los puntos a discutir es lo que refleja el siguiente fragmento:

"En el caso de los hombres, la naturaleza exige variedad. Es lógico, forma parte de la estrategia de la procreación. Es el plan de la naturaleza. Las mujeres lo saben por instinto. ¿Por qué en aquel entonces se compraban tantas ropas diferentes? Para hacerles creer a los hombres que eran varias mujeres. Una mujer nueva cada día."

Cómo cosifican a la mujer. Cómo normalizan y justifican el hecho de la infidelidad. ¿Dónde queda el respeto? Cómo la mujer es de su propiedad y su existencia se limita a complacer al hombre. Cómo justifican la violación en épocas pasadas, alegando que iban por la calle enseñando la espalda, los hombros y las piernas. Cómo no se extrañaban que ocurrieran esas "cosas". Cosas era la palabra que se usaba cuando lo que ocurría era demasiado desagradable, obsceno u horrible.

"Cuenta que a los catorce años fue violada por una pandilla y tuvo un aborto. Pero ¿de quién fue la culpa? La culpa es suya, suya, suya, cantamos al unísono. ¿Quién los provocó? Fue ella, ella, ella. ¿Por qué Dios permitió que ocurriera semejante atrocidad? Para darle una lección. Para darle una lección. Para darle una lección."

Defred nos relata una vida aterradora, cómo pasó de ser una persona feliz a no ser nada. Cómo la despojaron de todo sus derechos y su vida hasta quedarse vacía por dentro. Cómo a pesar de ello, en ocasiones, aún mantenía viva la llama de la esperanza. Esa esperanza de cambio. Un cambio hacia lo que fue un mundo imperfecto pero más justo. Esa esperanza que la mantiene viva en el mundo nuevo. Un mundo que no es tan ciencia ficción. Un mundo donde cada una de nosotras, por un motivo u otro, somos Defred. En algún momento de nuestras vidas nos privan de algo solo por la condición de ser mujer, en esos momentos, es cuando cada una de nosotras pasamos a ser Defred. En cada una de nosotras, en nuestro interior, se encuentra una Defred con ansías de gritar, de pedir justicia, de luchar, de reclamar la igualdad. 

¿Sabéis cuántas vidas de mujeres, cuántos cuerpos de mujeres han tenido que arrollar los tanques para llegar a esta situación?

Al terminar el libro no sabemos cómo acaba Defred, en algún momento dejó de relatar sus experiencias y vivencias. ¿Qué fue de ella? ¿Logró huir sana y salva y construyó una nueva vida? ¿Fue descubierta, arrestada, enviada a las Colonias o al Jezabel, o incluso ejecutada? ¿Qué será de nosotras, en la vida real, si seguimos permitiendo que estas cosas pasen? Vejaciones, abusos, maltratos, persecuciones, vientres de alquiler... Todo esto son temas actuales que se ven reflejados en El cuento de la criada y que nos siguen inquietando, privando e incluso matando. ¿Qué será de nosotras si la sociedad no cambia de mentalidad? ¿Seremos capaces de evitar que cada una de nosotras nos convirtamos en Defred? 

  • Compartir:

Quizás te interese

19 comentarios

  1. Holaa! ayer estuve en la librería y vi este libro.. bueno ayer y cada vez que voy está ahí pero siempre como recomendado más visible que otros... la portada no me llama, el título tampoco, pero vista tu reseña, creo que lo voy a leer porque puedo disfrutarlo
    Muchas gracias por la reseña
    Un saludo
    Laura - Paseando un libro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura! Es cierto que la portada no es llamativa, pero el contenido es muy recomendable. Te hace pensar y reflexionar sobre temas actuales y sobre la mujer. Solo por eso merece la pena darle una oportunidad

      Eliminar
  2. Hola!!
    Pedazp de reseña, me has puesto los pelos de punta y casi me pongo a llorar, que me espera cuando lo lea. Espero leerlo este mes o el que viene. La verdad la portada en ingles es mucho mas bonita y llamativa que esta, pero cuando el interior es bueno lo demás no importa, eso si en cuanto avance en mi nivel de ingles me lo compro en esa edición jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegro de que te haya gustado <3 La verdad es que es un libro que si te pones en la piel de la protagonista desde el minuto uno es muy emotivo y sientes tanta impotencia.. Yo me ponía mala leyendo porque son temas tan reales que es imposible no sentirte identificada con ciertas situaciones

      Eliminar
  3. Hola!!! muy buena la reseña! este es un libro que tengo pendiente y espero poder poner mis garras en él antes de fin de año porque se nota que es un obligado. Me encanta que sea una distopia y no quede en eso, que sea una critica social.
    Me gusta lo que comentas del libro y sin dudas que solo sube de prioridad tras leer tu reseña.
    Saludos desde El Refugio del Dragón de Tierra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Yo lo descubrí gracias a la serie y en cuanto supe de la existencia de este libro dejé de ver capítulos y fui a comprármelo. Ha sido la mejor compra del año sin duda, me alegré de leerme primero el libro y luego terminar la serie porque lo disfruté por doble

      Eliminar
  4. ¡¡Hola!! La verdad es que sabía solamente a grandes rasgos de lo que iba el libro, pero tras leer tu reseña, tan detallada, me han entrado unas ganas tremendas de leerlo. ¡Muchísimas gracias! Creo que este libro abre un debate muy pero que muy necesario.

    ¡Un besito!

    Alejandra - Creando Océanos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias a ti por dedicarle tiempo y darte cuenta de la importancia de leerlo <3 Si algún día decides leerlo espero que te llene tanto como a mi

      Eliminar
  5. ¡Hola! Tamaña reseña le has colado a este libro, me alegro que te haya gustado la lectura y que haya hecho reflexionar tanto. Espero que este libro también ayude a muchos lectores a cuestionarse ciertos temas de la sociedad actual que también se reflejan en este libro, como bien dices. Yo aun no he podido conseguir el libro pero estoy muy ansiosa de poder conseguirlo pronto :3 ¡Nos leemos!

    Jazmin - Navegando entre Letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jazmin! La verdad es que me ha quedado una reseña muy muy larga, tanto que quizás a simple vista echa para atrás. Pero si te digo la verdad me he quedado corta, quería hablar de muchas más cosas pero sabía que si lo alargaba todavía más corría el riesgo de que la gente quizás no lo leyese y perderían la oportunidad de conocer esta maravilla!

      Eliminar
  6. ¡Hola! :D Me encantó tu reseña. No es un libro que leería habitualmente, pero tu reseña me ha convencido. Muchísimas gracias por la recomendación. Espero darle una oportunidad pronto, aunque mi lista se está engrosando cada día más, jajaja.
    Un besito.

    ¡Nos leemos!

    Ailuz.-La Biblioteca de Ailuz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ailuz! Gracias a ti por dedicar el tiempo a leerla que no es poco <3 Lo importante es darle la oportunidad en cuanto se pueda, tardes más o menos, pero merecerá la pena

      Eliminar
  7. Hola!

    WOW ¡Qué reseña! :O No conocía de este libro pero con todo lo que has detallado me ha llamado demasiado la atención. Definitivamente le daré una oportunidad.

    Gracias por tu reseña tan genial y gracias por pasar por mi blog, ya tienes una nueva seguidora.

    Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegra que haya conseguido que te entre ganas de leerlo <3 Si alguna vez lo haces y quieres reflexionar sobre el libro estaré encantada de hablar de ello

      Eliminar
  8. Hola preciosa!
    Si te digo la verdad si tuviera que elegir el libro por su portada y su sinopsis como que no sería un libro que elegiría, pero después de leer tu reseña como que la curiosidad por descubrir esta historia es superior a que su portada no me guste.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Violeta! Una de las cosas que he aprendido es que si miramos más allá de un título, portada o sinopsis podremos descubrir grandes lecturas. Muchas grandes obras se encuentran ocultas y están esperando a ser descubiertas y esta ha sido una de ellas <3

      Eliminar
  9. ¡Hola guapa!

    Felicidades por una reseña tan completa y detallada. Yo sé que tengo que leer este libro porque diría que es necesario para todos, pero las distropías no me llaman demasiado y más si son lentas como me han hablado de estas. Pero cada día estoy más convencida de la importancia de libros con este que nos hagan reflexionar.

    Un besillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra! A mi no me pareció lenta, al revés, el libro volaba porque en apenas 400 páginas te contaban tanto cosas del pasado, presente y futuro. En cierto modo se queda "corto" porque podría haber contado más y más cosas, pero supo sintetizarlo bien y eso hizo que no se hiciera pesado

      Eliminar
  10. Hola,me sigue asombrando el poder de la ciencia ficción para hacernos reflexionar sobre nuestra realidad presente. La escritura de Atwood (su ironía, el uso del tiempo, la construcción de las voces femeninas) me enamoró desde que empecé a leer "Alias Grace". Este libro está entre mis pendientes. Gracias por tu reseña, me da ánimos para comenzarlo cuanto antes. Un beso

    ResponderEliminar