Reseña El hotel blanco - D. M. Thomas

By Erym - 11/02/2017

Reseña El hotel blanco D M Thomas

Un sueño marcado por el erotismo y la violencia sirve como presentación de una joven cantante de ópera que sufre unos dolores psicosomáticos, por lo que inicia una terapia. A partir de uno de los primeros casos de Sigmund Freud, recreado con talento y perspicacia, germina un intenso relato que oscila entre la atmósfera onírica, el caso clínico y las visiones de una historia del siglo XX que iba a marcar el devenir de la humanidad.


Con un soberbio dominio del lenguaje y una habilidad inusual para ir revelando las claves de la trama progresivamente pero con implacable rotundidad, D. M. Thomas crea una novela de magnetismo creciente, en la que examina un caso particular y lo amplifica hasta llegar a registrar ecos de los acontecimientos más oscuros de la historia reciente. El hotel blanco es una cuidada y originalísima pieza narrativa, con una voz propia que no se parece a ninguna otra y una fuerza arrolladora que acaba dejando una huella imborrable tras su lectura.

Reseña El hotel blanco

Nos encontramos con un libro de formato muy variado, desde poesía, prosa, hasta correspondencias entre los diferentes participantes del libro. Este consta de tres partes diferenciables que describiré a continuación.

La primera parte de El hotel blanco narra el diario. En él se relata de manera abstracta e incluso encriptada los sucesos que han ido aconteciendo en la vida de la protagonista. Durante su lectura, muchas de las veces no entiendes nada, por la complejidad sintáctica y por la mezcla de hechos que se puede llegar a dar en una misma frase. Es caótico. En ocasiones ni siquiera sabía lo que estaba leyendo, no me enteraba de nada.
De las pocas conclusiones que puedes sacar de esta parte, que no quiere decir que luego sea la acertada, es la obsesión de la protagonista por las relaciones sexuales. Describe estas usando un lenguaje basto, vulgar, con palabras como “Polla”, “Coño”, entre otras. Pero a pesar de usar esas palabras rudas, consigue crear un ambiente delicado y erótico a la hora de describir la escena.
"Lo que me atormenta es saber si la vida es buena o mala"

Más adelante, durante la segunda parte, te das cuenta que ahí reside la magia del libro. Gracias a las explicaciones detalladas de la terapia de Sigmund Freud, todo cobra sentido. Ves que todo lo explicado en su diario, mayormente sueños y alucinaciones de la paciente, son hechos que ella misma ha vivido, sólo que su mente, por el trastorno de la histeria, ha transformado en hechos distorsionados y exagerados de la realidad. 

Es en este punto donde entiendes y te das cuenta por qué es necesario que la parte del diario sea tan caótica. Tiene sentido ya que en nuestros propios sueños soñamos cosas que aparentemente no tienen nada que ver, son como fragmentos que no tienen relación ninguna y están como mezclados como si de un collage se tratase. Durante la terapia, se nota la evolución del personaje, cómo Freud va introduciéndose hasta el interior del ser de la protagonista, investigando sus más profundos recovecos, para averiguar cuál es la verdadera causa de todo.

En la última y tercera parte, nos cuenta la vida de la protagonista tras la finalización de la terapia. Narra cómo hace vida normal, mezclando algunas correspondencias con su terapeuta Freud, en donde en ellas, el libro te vuelve a sorprender con otro giro inesperado.
"El suicidio no es más que una forma disfrazada de asesinato"

Concluyendo con la reseña de El hotel blanco, creo que nos encontramos ante un libro no apto para cualquier lector y del cual tengo sentimientos encontrados. Basándome en mi caso, la primera parte no me terminó de atraer, no porque no fuera interesante, sino porque la mayor parte del tiempo parecía estar leyendo otro idioma que no entendía y me frustraba. 
Decidí seguir su lectura ya que sabía que la segunda trataba exclusivamente de la terapia de Freud, y como soy amante de la psicología, decidí pasar el mal trago lo más rápido posible y llegar al tema en cuestión. Me alegré mucho de no haber abandonado la lectura ya que en apenas cien páginas que dura, todo cobró sentido

Cuando empiezas a relacionar te quedas realmente sorprendida, ya que son interpretaciones de sueños y alucinaciones que jamás podrías haber llegado tú mismo a esa conclusión a menos que seas experto en el tema. Incluso no gustándote la psicología o no sabiendo nada, las conclusiones que muestran son muy interesantes, y que, a modo de curiosidad, está bien saber. 

Además, el diagnóstico que le da es totalmente sorprendente, incluso una vez que ya ha explicado y despiezado sus sueños, tú mismo no eres capaz de relacionar el diagnóstico con dichas explicaciones y te quedas con la boca abierta. En definitiva, si buscas una lectura diferente a lo habitual o te gusta el tema psicológico, lee el Hotel blanco, pero con la mente abierta.

  • Compartir:

Quizás te interese

0 comentarios